Sguenos en Facebook Sguenos en Youtube Sguenos en Twitter Sguenos en Instagram

Creced, Multiplicaos y Dominad la Tierra



Jesús Sánchez Izquierdo. Dr. en Física.

La necesidad de comunicación (escrita, musical, artística, culinaria, etc.) es imperativa en el hombre y ha evolucionado con él en forma, medio de transmisión, soporte y contenido acompañándole en su avance del conocimiento y dominio de la tecnología.
 
La Red ha venido a ser la última y más avanzada expresión del medio, y herramienta que facilita esa ansia humana de comunicarse.

Mensajes, videos, twitters, propaganda comercial, ideología política, religiosa, chistes, divertimento, avisos, información, blogs, cartas de amor, de odio, de soledad , foros , redes sociales… llenan y a veces colapsan la Red.

Mi amigo Luis me envía habitualmente mensajes de aviso, paisajes, recomendaciones, afectos, hechos históricos etc. Ayer me envió un divertimento que trataba de glosar y ensalzar que nuestros abuelos tenían más sensibilidad ecología y respeto por el medio ambiente que nosotros..

Lavaban la ropa en el rio y la secaban al sol .Para protegerse del frio se abrigaban y se calentaban a la lumbre de leña o al brasero, con lo cual el campo estaba limpio. Si hacía calor cerraban las ventanas y se abanicaban pero no gastaban energía para enfriarse. Caminaban mucho y charlaban en vez de hacer sedentarismo frente al televisor . Etc. etc. etc.….

¿Tú crees que es así amigo Luis?

Entonces, concluiríamos que eran más ecológicos los abuelos de nuestros abuelos pues no polucionaban con sus carruajes ni echaban azufre a la atmosfera con sus calderas de carbón…,

Y aun mas ecológicos los….anteriores y los anteriores, y efectivamente el mas ecológico de todos el homo sapiens africano tribal antes de la gran migración del corazón de África.

¿No será que la razón de ese ecologismo es que no tenían los recursos económicos y tecnológicos que hoy tenemos nosotros?

El hombre era más ecológico no por vocación y/o por sensibilidad. Lo era por necesidad o mejor dicho porque no sabía, ni podía dejar de serlo pues vivía directamente de la naturaleza.

Pero en el Génesis se nos ordena….

Creced, multiplicaos y dominad la tierra.

Esta “orden” recogida en el Capitulo IX …

.-“Bendijo Dios a Noé y sus hijos y les dijo: fructificar, multiplicaos y llenar la Tierra” .

El mandato de “ dominadla” se detalla en los siguientes párrafos del Genesis y marca como mandato de Dios , el desarrollo de nuestra especie.

Pero ¿hasta dónde?. En el Génesis no se marca el límite al crecimiento, al dominio, pero este no puede ser infinito. ¿ Será entonces hasta nuestra extinción?

Y aquí empiezan mis dudas y reflexiones sobre las consecuencias de este mensaje o mandato Divino.

Y el hombre se atiene a esa ORDEN y no pone límites a su ansia de saber, de dominio, de control de las fuerzas naturales, de llegar más lejos. Ni se plantea el detenerse. Busca llegar siempre más allá. Más lejos,… en lo que sea. En todo...

Siempre “más allá”

Telescopios más sensibles y de mayor diámetro real o virtual que le permitan escudriñar la más profunda profundidad del Universo.

Monstruosos aceleradores de kilómetros de diámetro rompedores de partículas para identificar esas, las mas elementales que aclaren los fundamentos de la creación del Universo.

Y buceamos en la esencia de la vida, en los códigos genéticos que nos lleven a conocer su estructura y sus leyes con lo que podremos modificarlos en “nuestro beneficio”. Y todo independiente de reglas políticas o normas éticas que se establecerán pero que siempre alguien se saltará y perturbará más el sistema.

Lo hará para satisfacer el ansia humana de saber más, de llegar más allá y quizás diga que lo hace… “para provecho y progreso de la humanidad” y de dominar la Tierra.

¿Y quién se resiste a este voraz desarrollo?

Gracias a él yo no estoy ciego y después muerto. Dos cataratas precoces, y un desprendimiento de retina, felizmente resueltos hacen que aun pueda seguir viendo la inmensa belleza de la vida. Y gracias a la implantación de una válvula biológica se pudo resolver mi estenosis aortica y paseo sin cansancio.

¿Quién es capaz de rechazar una técnica que salve la vida de su hijo? Y dicen las noticias que se ordena matar para tener un órgano que trasplantar y salvar otra vida.

O nos embarcamos en proyectos complejísimos para poder crear vida, o clonarla, o crear y crecer órganos y…“salvar vidas”, o al menos prolongarla

Y mientras tanto, utilizamos la excusa de la salvación de vidas, para avanzar, moralmente protegidos, en las dudosas fronteras éticas del uso y la experimentación con materia viva animal (humana, o no). Eso si, en blancos, pulcros e inmaculados laboratorios

Y a la vez, se legisla para que sea legal matar a nuestros hijos, aun no natos, con el falaz argumento del “derecho a decidir” de la mujer… La esquizofrenia no puede ser mayor

O de llegar a saber si hay vida en alguno de los millones de planetas que llenan nuestro universo o las galaxias externas

O conocer más el mar para poder usarlo como granja que alimentar a una población creciente y hambrienta.

O la creación de eficientes fábricas productoras de proteínas, que a base de células madre, nutrientes, electroshocks y cálido cuidado, crearan músculos vistosos que luego se transforman en jugosos filetes en nuestros comedores. Y todo ello ecológicamente producido, reduciendo las emisiones de CO2 y sin la necesidad de estar expuestos a las emisiones de metano de nuestras queridas vacas.

En definitiva buscamos el conocerlo todo; todas las leyes que rigen el universo. Y más que todas las leyes llegar a establecer y formular esa Ley única que lo englobe TODO. Esa ley que los físicos y matemáticos persiguen.

La Ley del Todo.

Todo ello nos permitirá llegar más allá, crear energía “infinita” , controlar la lluvia, llevar el agua a los desiertos, viajar fuera de nuestro sistema solar, y tantas cosas que no digo por quiméricas… hoy.

Extendamos el concepto de la Segunda Ley de la Termodinamica, a los sistemas creados en este proceso de desarrollo, y “perfeccionamiento” de nuestra sociedad. Sistemas tales como, la estructura socio-economica de bienestar, las estructuras de transporte, las redes de comunicaciones, las de producción y distribución de energía, etc. etc, Podemos así decir que para su establecimiento y mantenimiento es necesario la aportación de “energía” (recursos económicos, inteligencia, mucha tecnología, RRHH etc. ) . Y en este proceso de creación y de mantenimiento, el orden y complejidad de los sistemas crece y crece en cada nuevo paso, decreciendo la entropía

Todo ello lleva a que nuestro sistema sea cada vez más complejo, más costoso y más inestable.

Y así construimos un gran castillo de naipes que se mantiene en un equilibrio débil y que de vez en cuando se tambalea y aparecen crisis, y derrumbes parciales.

Montajes engañosos de ingeniería financiera que se han derrumbado y traído la crisis en la que estamos. O “derrumbes”, humanos como la matanza de la Plaza de Tianmen o físicos como el apagón de Nueva York en 1965 que dejó sin energía eléctrica a 7 estados de EEUU y alcanzó a parte de Canadá o la explosión del reactor Chernóbil, el Tsunami del Indico en 2004, o el de Japón en 2010 con el problema nuclear de Fukushima y tantos y tantos, que, de momento, son paliados, absorbidos y reparados por el resto del sistema.

Y no es que yo diga que los tsunamis y algunas otras tragedias son culpa de hombre, pero si sus efectos sobre nuestros castillos de naipes.

Todo está tan enlazado que los desequilibrios son globales y las caídas parciales de nuestro sistema las asumimos, reconstruimos y volvemos a crecer, a intentar seguir mas allá y así saboreamos en enero ( quien pueda) cerezas chilenas en Madrid, sin que nadie hable del coste ecológico y global asociado.

Y para gobernar esta inestable aldea global hay que regularlo todo, estructurar todo, crear normas y leyes que hagan posible mantener el orden global de un sistema cada día más artificial, más complejo y más inestable.

No censuro nada, ni defiendo nada y menos hago campaña para detenernos en un punto, como hizo la Secta de los Amish En cualquier caso no serviría de nada, pues seguiríamos creciendo multiplicándonos y creyendo que estamos dominando la tierra,

Todo es natural y se desarrolla según una ley suprema, según el Mandato del Génesis

No lo digo con pesimismo, ni con optimismo, simplemente cuento lo que percibo. Igual que uno ve la luna que está ahí o ve caer una manzana de un árbol o trozos de hielo a veces pequeños, a veces como huevos. Y no se extraña y lo asume como natural.

Es así, ni bueno ni malo, sino consecuencia de unas leyes establecidas por un creador o Creador que nadie puede cuestionar o modificar. Para los creyentes, son leyes Divinas.

Hoy, desde mi perspectiva, veo, y os lo cuento, que estamos perturbando tanto el sistema que seremos victimas de nuestra inteligencia, victimas de nuestro propio desarrollo.

Marzo 2012.
 

Otros datos
Desarrollado:
Tandem Innova
www.tandeminnova.es