Sguenos en Facebook Sguenos en Youtube Sguenos en Twitter Sguenos en Instagram

La alegría: Aglaya, Eufrósine y Talía



 

Rocío Segura Rodríguez
Veterinaria
Miembro de la Fundación de Amigos del Museo del Prado
 
 
 
 
Eurínome, hija del Océano, de encantadora belleza, le dio (a Zeus) las tres Cárites de hermosas mejillas, Aglaya, Eufrósine y la deliciosa Talía. De sus párpados brota el amor que afloja los miembros cuando miran y bellas son las miradas que lanzan bajo sus cejas.
Hesíodo. Teogonía (s. VI a.C)
 
Hoy me he despertado divina. No divina de la muerte, eso no, digamos más bien mitológica, olímpica.
 
Hoy Ovidio es mi cicerone en el museo del Prado y junto a faunos, sátiros y ninfas, me va a guiar por un mundo divino que tal vez, y sin tal vez, sea el mundo más humano que conozco: el de los dioses.
 
La música de tirsos y flautas de pan me llevan de una sala a otra. Escucho la melodía de la flauta de Mercurio adormeciendo a Argos y el martillear de la fragua de Vulcano. Veo la duda en los ojos de Paris, la avaricia en los de la anciana que se sienta junto a Dánae, la tristeza anticipada en los de Afrodita ante el destino inevitable de Adonis, la victoria en los de Hipómene, el pánico en el de Cronos.
 
Ovidiome cuenta historias de dioses que,aun siendo inmortales, temen a la muerte, que sienten celos y envidias, que son rencorosos e irritables, alegres y juerguistas; dioses que, en definitiva, son humanos.
 
Y pasandode una sala a otra,  llego a mundos antiguos y a historia modernas. Entonces mis ojos se detienen sonrientes ante tres mujeres. Tres mujeres “divinas”; de hecho son diosas. El frescor del jardín en el que juegan invade toda la sala y la luz que desprenden me habla de risas, de felicidad. Ellas son las tres Gracias, Aglaya, la Resplandeciente o la Belleza,junto a ella Eufrósine,  la Gozosa o el Júbilo y Talía,  la Floreciente o la Festividad.
 
Rubens me lleva, a través de este cuadro, a un paraje en el que oigo la música del agua, en el que siento la frescura de la naturaleza, la luz de la vida y allí yo,  pequeña mortal,  me vuelvo divina, floreciente, resplandeciente y gozosa.
 
Y como a ellas, que no conocen el aburrimiento yque sólo saben ser felices, la alegría se me muestra en su totalidad, plenamente, sin vergüenza, desnuda y completa, con todas sus partes: la belleza, el gozo y la fiesta. Porque la alegría perfecta es así, total, plena y desnuda. Sí, como dice el anuncio: “sin complejos”.
 
Y no las he de interpretar, no he de buscar en ellas significados ocultos. Sólo he de disfrutar, de olvidarme por un rato de miedos, tristezas, dudas, victorias, celos, envidias, obligaciones. Dejar de ser humana y empezar a ser divina.
 
Ahora, que siento el frescor de la hierba de este jardín en el que hoy me encuentro, puedo entender lo que es el aquí y el ahora. Porque la alegría no se planifica, quizá se ansía. Se revive con dificultad; en ocasionesse añora y entonces se convierte en melancolía.
 
Me gusta este cuadro, no puedo evitarlo.
 
A veces sucede que cuadros como este, vistos en muchos sitios y en ninguno, pasan desapercibidos ante nuestros sentidos; será que han superado nuestro umbral sensitivo y nos hemos hartado de ellos. Pero ellos no tienen la culpa, ¡qué va!
 
Por eso he de ser sincera.
 
Hoy por primera vez veo, contemplo y disfruto el cuadro de “Las tres Gracias” de Rubens; otras veces tan sólo lo miraba. Hoy siento la alegría de Rubens al pintarlo, y soy capaz de sentir cómo cargaba sus pinceles de risas, toda la felicidad que vivía en el momento de pintarlo. Sí, porque Pedro Pablo, era muy feliz cuando pintó este cuadro, poco después de casarse en segunda nupcias con Helène Fourment (dicen que Rubens la retrata en la Gracia que se sitúa a la izquierda del cuadro). Y él, que era pintor de la corte, no lo vendió a nadie: era su alegría, eran sus Gracias. Tan sólo, tras su muerte en 1640, fue adquirida para el rey Felipe IV y traído a España.
 
Por eso os recomiendo que vayáis al museo del Prado y entréis en la sala Buna vez allí, olvidaos de todo,  dejaos contagiar por las tres Gracias y sed felices, muy felices.
 
Enlace a la obra:
http://www.museodelprado.es/coleccion/galeria-on-line/galeria-on-line/zoom/1/obra/las-tres-gracias/oimg/0/
 
Enlace a la audioguía:
http://www.museodelprado.es/educacion/recursos/audioguias/las-tres-gracias/
Otros datos
Desarrollado:
Tandem Innova
www.tandeminnova.es